Desde hace más de un siglo, los médicos han utilizado un esfigmomanómetro, o medidor de presión arterial, para medir la presión arterial sistólica y diastólica de la arteria braquial. El esfigmomanómetro ha evolucionado significativamente en los últimos 100 años, pero la teoría detrás de la medición de este importante signo vital no ha cambiado.
Mientras que la arteria braquial es el sitio más común para medir la presión arterial, no es el más confiable. Las personas más jóvenes, por ejemplo, tienen paredes vasculares mas flexibles y esto puede resultar en una falsa presion arterial elevada. Las personas mayores tienen los vasos sanguíneos mas rígidos y esto puede traducirse en una presión arterial engañosamente baja. En cualquiera de los casos, tales lecturas erróneas pueden ocasionar que los médicos administren un tratamiento inadecuado.
La presión sistólica aórtica central (CASP por sus siglas en inglès) es un mejor indicador de la salud cardíaca, ya que mide la presión en la aorta, donde la hipertensión ocasiona el mayor daño. Sin embargo, CASP es difícil de medir porque requiere de un procedimiento quirúrgico.
Científicos de la Universidad de Leicester determinaron la manera de medir la CASP sin cirugía. Se utiliza un monitor especial que se coloca en la muñeca y que fue desarrollado por una compañía basaada en Singapur y que se llama HealthSTATS International. A diferencia de los monitores de presión arterial electrónicos, el dispositivo HealthSTATS mide la onda de pulso del usuario. Usando el valor de la onda del pulso, junto con las lecturas de presión sistólica y diastólica de un medidor de presión inflable tradicional, los científicos pueden calcular los valores CASP con una correlación del 99% con las mediciones reales de la CASP obtenidos durante la cirugía invasiva.

Es importante poder medir la presión arterial de la aorta que está más cercana al corazón y al cerebro porque es aquí donde la presión arterial alta puede causar daños. Además, la presión en la aorta puede ser bastante diferente de la que tradicionalmente se mide en el brazo. Se espera que la nueva tecnología conduzca a una mejor identificación de los que probablemente se beneficiarán más del tratamiento, mediante la identificación de aquellos que tienen una presión sistólica aórtica central elevada. Esto será especialmente importante para los jóvenes en los que la presión medida en el brazo a veces puede ser muy exagerada en comparación con la presión en la aorta.

Relato completo desde la Universidad de Leicester: Ground-breaking technology will revolutionise blood pressure measurement for first time for over a century…
A-PULSE CASPro desde HealthSTATS International…
Artículo traducido por: