Se estima que el 85 por ciento de las lesiones de nuestras fuerzas armadas en el campo de batalla ocasionan daños en las extremidades o la cara. Las innovaciones en la medicina regenerativa se están sucediendo a un ritmo increíble, pero el tratamiento común actual para las quemaduras faciales generalmente implica la eliminación de las zonas dañadas, seguida de un injerto de piel, que generalmente conduce a la desfiguración y a posibles dificultades en el habla y cicatrización.
 
Un nuevo proyecto llamado BioMask, una colaboración entre los ingenieros de la Universidad de Texas, en Arlington, los especialistas en medicina regenerativa de laUniversidad Northwestern, los líderes en el tratamiento de quemaduras en el Brooke Army Medical Center y los consultores del Instituto de Investigación Quirúrgica del Ejército, busca mejorar los resultados en el tratamiento de quemaduras con lo último en la electrónica médica y en la medicina regenerativa.
 
La BioMask se compone de dos capas: la capa superior es una cáscara dura que protege la cara del usuario y almacena los componentes electrónicos. La segunda capa es una máscara de polímero que se ajusta alrededor de los contornos de la cara. El polímero también actúa como un sello alrededor de las heridas que las comprime para prevenir la formación de cicatrices grumosas. La lámina de polímero también está incrustada con una serie de sensores y actuadores para controlar el proceso de curación y enviar los datos a los médicos.
 
Mientras que la máscara en sí ya mejorará los resultados del tratamiento, BioMask lo lleva un paso más allá con una red de micro-tubos y válvulas en la capa de polímero que constantemente suministra terapias, como los analgésicos, antibióticos, y las células madre, a las partes de la cara que determinan los sensores a bordo.
 
En conjunto, esto hace de BioMask un sistema de tratamiento altamente personalizado y automatizado 24/7 que los investigadores esperan acelere y mejore el proceso de sanación.

Mas información desde la UT Arlington: UT Arlington engineer developing Biomask to aid soldiers recovering from facial burns…

Flashback: Medgadget visita el Brooke Army Medical Center

(hat tip: Engadget)

Artículo traducido por: