El campo de la ingeniería de tejidos ha progresado notablemente en la última década. Medgadget ha reseñado la creación de piel, vasos sanguíneos, y traqueas artificiales, por nombrar algunos. Ahora, tenemos el placer de informarles que los ingenieros de tejidos han creado una aguamala utilizando una fuente poco común: el tejido del corazón de una rata.
 
Aquí está lo escrito por los investigadores de la Universidad de Harvard y de Caltech en la revista Nature Biotecnología :

Reportamos la construcción de una aguamala nadando libremente, a partir del tejido de una rata disociado químicamente y del polímero de silicona como prueba de concepto. Las elaboraciones, denominadas ‘medusoides’, fueron diseñadas con simulaciones por ordenador y experimentos que coincidieran con los determinantes clave de la propulsión de las medusas y el rendimiento de la alimentación al imitar cuantitativamente el diseño estructural, cinemática del golpe y la interacción de fluidos animales. La combinación del algoritmo de diseño de ingeniería, con puntos de referencia cuantitativos de desempeño fisiológico, sugiere que nuestra estrategia es ampliamente aplicable a la ingeniería inversa de los órganos musculares o formas simples de vida que bombean para sobrevivir.

Incluso hay un video que muestra cómo se mueve la rata-aguamala:
 

 
Más allá de lo fascinante, el tiempo dirá si la creación de tales bombas artificiales es un presagio de aplicaciones médicas útiles.

Nature Biotechnology article: A tissue-engineered jellyfish with biomimetic propulsion

Artículo traducido por: tilollc
tilofc@medgadget.es