En el 2008 nos enteramos por primera vez del CellScope (San Francisco), que surgió de una investigación en la Universidad de California, Berkeley. Uno de los elementos más impresionantes de la tecnología es que podría utilizarse para una serie de aplicaciones médicas – desde la dermatología hasta la oncología – ofreciendo posiblemente una herramienta de diagnóstico para los médicos en zonas remotas del planeta. Además, su tecnología de microscopio podría convertir al iPhone en un otoscopio, permitiendo el diagnóstico a distancia de las infecciones del oído. En los Estados Unidos, las infecciones del oído representan aproximadamente 30 millones de visitas médicas al año. En la actualidad, el CellScope está realizando pruebas piloto en preparación para un lanzamiento al mercado de sus otoscopios y dermatoscopios basados en el iPhone
 
Georgia Tech emitió recientemente un comunicado de prensa que describe su participación en el desarrollo del Remotoscopio-la combinación de un accesorio que se adjunta y una aplicación que transforma al iPhone en un otoscopio. El dispositivo utiliza la cámara del iPhone y el flash para iluminar las imágenes otoscópicas.

Comunicado de prensa: iPhone Attachment Designed for At-Home Diagnoses of Ear Infections

Página del producto: Remotoscope

Artículo traducido por: Tilo Febres-Cordero
tilofc@medgadget.es