Investigadores del MIT han estado estudiando cuál sería el efecto que tendrían los aeropuertos en los EE.UU. sobre una epidemia de propagación rápida, de manera de poder ayudar si en un futuro se presenta una situación verdadera de epidemia. En el simulacro se han tomado en cuenta una serie de factores relevantes, incluyendo el número de aviones que llegan y salen, sus horas de intersección, los patrones de los pasajeros que los transitan y la variedad geográfica de las personas en los aeropuertos. En un estudio publicado en el PLoS ONE de acceso abierto, los tres aeropuertos mas “propagadores” son el JFK en Nueva York, el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles y el Aeropuerto Internacional de Honolulú.

Resumen en PLoS ONE: A Metric of Influential Spreading during Contagion Dynamics through the Air Transportation Network

Comunicado de prensa del MIT: New model of disease contagion ranks U.S. airports in terms of their spreading influence

(crédito para: Scope)

Artículo traducido por: Tilo Febres-Cordero
tilofc@medgadget.es