Recientemente, tres pacientes recibieron los primeros implantes vestibulares: una versión artificial del sistema vestibular que nos ayuda a mantener el equilibrio. Dos de ellos recibieron su implante en el Centro Médico de la Universidad Maastricht en los Países Bajos, mientras que el tercer paciente recibió su implante en el Hôpitaux Universitaires de Genève, Suiza. Todas las cirugías fueron exitosas.


La arquitectura del implante vestibular recuerda mucho a la de los implantes cocleares: tiene una parte exterior que registra movimientos de la cabeza y que se puede fijar a la cabeza, y una parte interna que se conecta a los extremos de los nervios. El componente externo contiene giroscopios y acelerómetros, y un microprocesador que digiere las mediciones y transmite los resultados a la parte interna, la cual tiene electrodos que están conectados con el nervio vestibular.
 
Los dos equipos trabajan juntos pero utilizan un método ligeramente diferente: en Maastricht los electrodos estaban adheridos dentro del sistema vestibular que se encuentra dentro de los canales semicirculares, mientras que en Geneve los electrodos estaban adheridos fuera del sistema vestibular. Todos los implantes utilizados son prototipos desarrollados por Medel , un conocido fabricante de implantes cocleares.
 
El implante está siendo desarrollado principalmente para pacientes con arreflexia vestibular bilateral. Todavía es demasiado pronto para saber si los implantes funcionan tal como se concibieron, algo que sólo se verá en las próximas semanas después de que el implante se haya perfeccionado. Sin embargo, en estudios anteriores con animales, tuvieron éxito estableciendo el equilibrio con implantes similares, por lo que se anticipan con impaciencia los resultados de estas primeras implantaciones en seres humanos.

Artículo traducido por: Tilo Febres-Cordero
tilofc@medgadget.es